¿Cómo lograr que una persona decida de manera favorable a nuestros intereses? | Persuasión

Hola, hoy quiero comentarles sobre una experiencia que tuve, en donde era necesario convencer a un superior para que me autorizase a ausentarme una semana de mi trabajo para participar de un programa de capacitación. Anticipándome a su decisión y basándome en experiencias anteriores, pensé que tenía muchas posibilidades para que la respuesta al pedido sea negativa.

 

 

Muchas veces he leído que diversos autores sobre comportamiento humano, sostienen que el deseo más profundo que tenemos las personas, es el de sentirnos reconocidas e importantes.

En esa oportunidad, necesitaba que el director del centro de investigación al que pertenecía en una universidad en la que trabajaba, me autorizara a asistir a un programa de capacitación de una semana de duración y que sería dictado en una época de mucho trabajo en la universidad. Teniendo en cuenta la premisa apuntada en el párrafo anterior, decidí plantearle la situación a mi jefe de la siguiente manera:

“Licenciado, me gustaría comentarle una situación personal. He sido seleccionado para participar en un Programa Ejecutivo de Negociación Internacional, pero estoy en una situación económica complicada, y no estoy seguro de contar con los fondos necesarios para costearlo. Tampoco estoy convencido, si teniendo en cuenta la situación económica del país, será un buen momento para asistir al curso, entonces, me gustaría contar con su opinión y recomendación al respecto”.

El Licenciado Tanini, me respondió, con cierto aire de agrado por haberle pedido “su” opinión, que si bien la situación económica del país no era buena, no veía muchos signos de que vaya a mejorar en el mediano plazo, por lo que rechazar el curso analizando solamente esa variable, no era buena opción. Entonces, el me recomendó que hiciera cuentas, y si los números me cerraban, debería participar del programa de capacitación, ya que consideraba que era una buena oportunidad para mi desarrollo profesional. Además, agregó, sin que yo se lo haya mencionado, que aunque la fecha era un tanto complicada, por el excesivo trabajo que había en la universidad en esa semana, podría justificar ante la Gerencia de Recursos Humanos, que mi ausencia se debería a la realización de un programa de capacitación que solo sería dictado en esa época del año.

Para finalizar y como moraleja de esta experiencia, les quiero recomendar, que cuando deban convencer a alguien para que tome una decisión que sea favorable para ustedes, traten de involucrar a la persona en el asunto, de manera tal que se sienta una parte importante en la cuestión, que se la reconozca como una persona confiable y digna de dar una opinión seria y experimentada. De esa manera, estarán influyendo para que la decisión que esa persona debe tomar, sea resuelta del modo en que ustedes esperan y que los beneficia.

Nos encontramos en un próximo post. Saludos cordiales.

C.P. Martín López Delgado..
играть в игровые автоматы вулкан

Deja un comentario