¿Cómo decidir adonde ir de vacaciones en pareja?

Si bien este blog tiene como temática principal las negociaciones y resolución de conflictos en las organizaciones, pensé que febrero es una época del año apropiada para contarles una anécdota ocurrida durante una capacitación.

En esa oportunidad, me encontraba dictando un taller destinado a docentes y personal administrativo de un instituto de enseñanza primaria y secundaria.

En un momento de la capacitación, mientras remarcaba la importancia de bucear por debajo de las posiciones para tratar de encontrar una solución que satisfaga los intereses de las partes involucradas, una de las participantes me hizo una pregunta, basándose en las recomendaciones de un conocido autor de autoayuda. El planteo consistió en el pedido de mi opinión respecto a si ante una situación en la que se debe decidir adonde ir de vacaciones en pareja, es recomendable ceder o no acerca del lugar a donde uno quiere ir, es decir, si lo que se desea es ir a la playa, nunca habría que renunciar a ese deseo, y menos aun hacerlo por conformar a la pareja, porque siempre quedaría la sensación de haber renunciado a lo que uno quería y, además, con el tiempo se generaría resentimiento y se desgastaría la relación afectiva, debido a que en algún momento se “sacaría factura” por haber dejado de hacer lo que se pretendía.

Antes de contarles la respuesta que ofrecí, permítanme decirles que no tengo absolutamente nada en contra de los libros de autoayuda, es más, muchos de ellos me parecen muy buenos, e incluso, los textos sobre negociación son en su gran mayoría de “autoayuda”, porque nos brindan recomendaciones para desarrollar o incrementar, por nosotros mismos, nuestras habilidades como negociadores o para resolver conflictos en distintos ámbitos.

Dicho esto, retorno al relato. Entonces, y siguiendo con el tema de los intereses, le contesté lo siguiente: la respuesta a su consulta, tiene que ver ni más ni menos que con el análisis e identificación previa de nuestros principales intereses, es decir, con realizar una “jerarquización” de estos intereses.

Una persona debe determinar cuáles son los intereses cruciales que posee y cuáles son los menos importantes. En el caso bajo análisis, el integrante de la pareja que plantea la cuestión de a donde ir de vacaciones, debe determinar cuál es su interés primordial. Si el principal deseo es ir a un lugar específico (playa, montaña, un crucero, una gran ciudad, etc.) por la razón que fuere y es lo que le dará la sensación de bienestar y de haber logrado el ansiado descanso, será preferible convencer a la pareja de la importancia que para usted tiene la elección del lugar.

Ahora bien, si su principal interés radica en pasar unos días tranquilos y agradables con su pareja, donde haya tiempo para el descanso y el diálogo, difícil de conseguir durante el resto del año, quizá el lugar que se elija no sea tan importante, entonces puede ser una buena decisión ceder en cuanto a la elección del lugar para vacacionar.

Tomando una decisión en base a intereses, la persona quedará con la sensación de haber conseguido lo que real y profundamente necesitaba, y no con la de haber renunciado a sus deseos.

Espero que esta simple recomendación sea de ayuda para resolver un conflicto familiar, que es muy común en ésta época del año.

Saludos cordiales,

C.P. Martín López Delgado
Negociación & Resolución de Conflictos Organizacionales.
help with essay.
college application essay help

Deja un comentario